La mesoterapia

La mesoterapia

La mesoterapia es muy conocida y valorada por los facultativos veterinarios; esta técnica, de aplicación muy fácil, tiene resultados que a veces son espectaculares.

La mesoterapia consiste en microinyecciones locales o locoregionales de medicamentos alopáticos o no, en dosis muy pequeñas.

VENTAJAS

La experiencia ha demostrado que muchas microinyecciones intradérmicas hechas cerca del lugar donde se localiza el mal tienen una eficacia terapéutica (tanto en intensidad como en duración) superior a la de una inyección voluminosa y única, subcutánea o intramuscular. A título ele ejemplo, se puede destacar que, a menudo, la bronquitis se cura más fácil mente cuando la medicación se introduce a la altura del tórax que cuando se- utilizan inyecciones intramusculares. Lo mismo ocurre con la artrosis, cuan do se trata a la altura de las articulaciones. Otro mérito de la mesoterapia es eme el medicamento, al ser más eficaz, se puede inyectar en cantidades más reducidas, y ele ese modo se disminuye su toxicidad. Además, al revés que los medicamentos inyectados por vía intramuscular, los productos introducidos en el organismo por vía intradérmica para sanar los tejidos subyacentes y se difunden muy poco en la circulación general.

LA PROCAÍNA

La procaína está considerada como el vector de todos los medicamentos que se inyectan en mesoterapia. Su papel parece esencial ya que no sólo actúa sobre la difusión del producto inyectado, sino que además les presta un efecto retardado a los medicamentos que se le añaden. Cuando se utiliza sola, la procaína no produce ningún choque, aunque se ha ele tener en cuenta su incompatibilidad con las sulfamidas y los IMAO (antidepresores).

INDICACIONES DE LA MESOTERAPIA EN MEDICINA VETERINARIA

La mesoterapia está indicada en caso de: — enfermedades ele los huesos y las articulaciones (arirosis, displasia de cadera, lumbago, reumatismo); . — enfermedades de la esfera digestiva (gastritis, colitis, dolores viscerales); — afecciones de la esfera pulmonar (amigdalitis, rinofaringitis, bronquitis); — enfermedades ele la esfera genitourinaria (nefritis, cistitis); — trastornos cutáneos (falta ele- cicatrización, alopecias, piodermitis, etc.); — afecciones del sistema nervioso (neuralgias, distentías neurovegetativas). Aunque lodos los animales pueden ser tratados con mesoterapia, ésta resulta especialmente indicada en los gatos y los perros, los rumiantes y los equidos.

APARATOS UTILIZADOS EN LOS ANIMALES

Se pueden usar los mismos aparatos que se emplean en medicina humana (multinyector o ínullipunzón, dermojet, etc.) pero las inyecciones puestas con estos apáralos son dolorosas y los caballos pura sangre, los perros pequeños y los galgos las soportan mal. La mejor solución consiste en utilizar la jeringuilla manual o a presión; este aparato tiene una triple ventaja: permite regular la profundidad de penetración ele la aguja, y, por consiguiente, inyectar el pro ducto exactamente en el punto escogido, no produce dolor v no obliga a corlar los pelos.

LOS MEDICAMENTOS

Las propiedades farmacológicas de los medicamentos no siempre autorizan su utilización en mesoterapia. Cambiar la vía de introducción del medicamento puede modificar las propiedades ele éste; así, el Neuriplege, que es esencialmente un decontracturante neuromuscular cuando se- administra por vía oral o en inyecciones, resulta también un excelente antinflamatorio cuando se utiliza en mesoterapia.

Por otra parte, es ilógico inyectar sustancias que, para ser activas, tienen que sufrir una transformación metabólica; en mesoterapia, el producto debe ser activo inmediatamente. Cada terapeuta tiene sus propios métodos y sus preferencias, y escoge en función de la enfermedad por tratar. En cualquier caso, se puede escoger entre los medicamentos alopáticos clásicos, los remedios homeopáticos o fitoterapéulicos, o los sérocytol (R) (estos últimos se prestan bien para la mesoterapia).

PUNTOS DE INYECCIÓN

La mesoterapia se practica en el animal igual que en el hombre: — en el foco del dolor; — en la zona de proyección cutánea del engaño enfermo; — en los puntos de somestesia del raquis; — en los puntos de acupuntura.

RITMO DE LAS SESIONES

Varía según las patologías y la evolución de los resultados obtenidos. En la práctica, no se le aplican al enfermo más de- una sesión cada cuatro o cinco días cuando empieza el tratamiento. Después, poco a poco, se pasa a una por semana, a una cada quince días, v hasta a una al mes.

RESULTADOS CLÍNICOS

A veces la mejora clínica es inmediata y duradera, pero por lo general se produce al cabo de algunos días, y hasta de una o dos semanas; depende del enfermo. Es frecuente que uno, dos o tres días después de la sesión, se produzca una recaída temporal: es el efecto rebote o paradójico.

Share Button

¡Contacta con Nosotros!

Si tienes alguna duda o interés en algún tema en concreto podemos ayudarte si nos mandas un mensaje con tu nombre & email